miércoles, 11 de abril de 2012

TODOS SOMOS DISCÍPULOS DE EMAÚS...

Personalmente, el evangelio de hoy, es uno de los que más me hacen sentir la cercanía del Señor y de su Palabra. En primer lugar, me llama la atención cómo los discípulos que caminaban a Emaús no supieron reconocerlo. ¡Cuántas veces en nuestra vida el sufrimiento no nos deja reconocer a Dios!, en muchos momentos sufrimos, y nos parece que el Señor no está a nuestro lado, pero Él camina, codo con codo con nosotros, aunque nuestra tristeza nos impida verlo.
Durante el camino, Jesús les explica las escrituras, qué iluminador es conocer a Cristo a la luz de su Palabra. ¡Cómo me hubiese gustado escuchar esa catequesis!, el Antiguo Testamento explicado por Cristo. Pero a pesar de esto, siguen sin reconocerlo. Del mismo modo,  nosotros estamos ciegos en la fe si conocemos su Palabra pero no la hacemos vida en nuestros hermanos.
Los discípulos lo invitan a que se quede con ellos y es que a pesar de nuestra tristeza, a pesar nuestra ceguera, anhelamos continuamente su presencia.
Por último, el momento culmen de la narración. Pero, ¿cuándo lo reconocen? Al partir el pan. Solo cuando nos acerquemos a la Eucaristía seremos capaces de ver a Cristo en nuestra vida y en nuestros hermanos, solo se puede llegar al verdadero conocimiento de Él cuando tomamos el Pan que nos ha partido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...