viernes, 13 de abril de 2012

VIDA DE ORACIÓN

Quiero compartir con vosotros un fragmento del libro que ahora estoy leyendo: Introducción a la vida de oración de Romano Guardini.



"Lo más importante en la meditación es -insistimos- que se convierta en oración. El que medita debe ponerse en la pre­sencia del Dios vivo, avivar la conciencia de Su realidad sa­grada, buscar Su rostro y penetrar en Su corazón. Todo con el fin de establecer un auténtico diálogo, en el cual el yo del hombre se relaciona con su auténtico Tú, que es Dios (…) La meditación tiende a hacerse cada vez más sencilla y recogida. A medida que se va perfeccionando, el que medita necesita cada vez menos pensamientos. 
También el modo de hablar se modifica, haciéndose más suave y profundo. Al final desaparece totalmente la palabra, y su lugar queda ocupado por la pura mirada hacia Dios, la simple elevación hacia Él. Una vez logrado esto, no debe ponerse em­peño en volver a pensar en muchos temas. Sería inútil e, in­cluso, perjudicial. Lo simple, si es auténtico, es superior a lo variado y múltiple; y lo silencioso, si conserva vida dentro, es más que lo sonoro. 
La meditación unas veces lleva consigo un gozo pro­fundo; otras supone un gran esfuerzo, y casi siempre consti­tuye un acto de servicio. Lo primero debemos aceptarlo agradecidos; lo segundo, llevarlo con tranquilidad; lo tercero, realizarlo fielmente."


8 comentarios:

  1. Y cómo puedo empezar a meditar??? Se trata de mirar un tema, una lectura???

    Gracias por la ayuda.

    Inés Maria

    ResponderEliminar
  2. Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que cada alma llega a Dios de una forma personal, que cada uno tiene que descubrir. Pero, para meditar, primero debemos hacer silencio en nuestro interior, abandonar nuestras preocupaciones, ansiedades, temores...Después reflexionar sobre un texto que lo mejor es que sea de la Sagrada Escritura, aunque si nos cuesta también podemos utilizar comentarios sobre la vida espiritual. Asimilar su contenido, rumiarlo y saborearlo en nuestro interior y escuchar cómo nos habla en nuestra situación personal y dejarnos moldear por el Espíritu que nos habla a través de la Palabra.
    Gracias por tu comentario, no sabemos si hemos aclarado tu duda, pero nos alegra que te hagas preguntas.

    ResponderEliminar
  3. Gracias... suelo hacer oración, pero nunca tengo la seguridad si la hago bien o no!!!!

    Un abrazo,

    Inés María

    ResponderEliminar
  4. Inés, lo importante de la oración es dejarse llevar por la Voz Interior que nos habla. Es el Señor quien nos dice si la hacemos bien o no, nosotras tenemos que confiar en Él y ponernos en sus manos. Lo esencial es querer y hacer cosa que tú haces y eso sin duda Dios lo ve, lo valora y lo agradece la Iglesia entera.

    Aprovecho para agradecer a Vocación Benedictina su respuesta pues nos abre los ojos corporales y espirituales. Gracias de corazón y oremos todas juntas.

    ResponderEliminar
  5. Gracias María por tu comentario, lo más importante es, como tú dices, no cansarse nunca de buscar al Señor, Él realizará el resto.

    ResponderEliminar
  6. No merezco las gracias, creo que es a ustedes a quien hay que dárselas por dedicar su tiempo a este blog, que sin duda alguna es un instrumento muy preciado para Dios ya que con él nos alimenta día a día el espíritu y renueva nuestra fe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a todas... es bonito caminar así, de la mano!!!

      Eliminar
  7. Vaya, llevaba ya varios días sin entrar en el blog y me he quedado encantada,aún más, con él, por todo el contenido tan maravilloso que día a día van incluyendo.
    Contenido que nos ayuda a caminar, como dice Inés, juntas en esta búsqueda de Dios.

    No quiero dejar de felicitar las Pascuas a todos los blogeros de VOCACIÓN BENEDICTINA.

    Que el Señor resucitado nos llene a todos de su luz y nos de fuerza para caminar hacia la Eterna Pascua.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...