jueves, 31 de mayo de 2012

A LOS SANTOS TAMBIÉN LES COSTÓ COMPRENDER...

El domingo celebramos el misterio de la Santísima Trinidad, muchos se esfuerzan en  llegar por la lógica a este misterio, pero los hombres no podemos deducir por medio de nuestra propia razón el misterio de la Santísima Trinidad, de hecho la palabra misterio hace referencia a algo inaccesible a la razón. Muchos nos pueden achacar que creemos en cosas que ni siquiera nosotros llegamos a entender, sin embargo Santo Tomás de Aquino escribe: “Es mejor andar por el camino, aunque sea cojeando, que caminar rápidamente fuera de camino. Porque el que va cojeando por el camino, aunque adelante poco, se va acercando al término; pero el que anda fuera del camino, cuanto más corre, tanto más se va alejando del término.” 

martes, 29 de mayo de 2012

NO DEJES QUE SE APAGUE NUESTRO AMOR...

La liturgia cristiana está llena de simbolismo y momentos especiales. El domingo, después de las II vísperas de Pentecostés, tuvo lugar uno de ellos, apagamos el cirio pascual, símbolo de la presencia de Cristo entre nosotros. Es un instante de sentimientos contrapuestos: Por una parte, se siente cierta tristeza, después de haber vivido la Pascua tras la preparación de la Cuaresma tenemos la sensación de que este tiempo ha pasado demasiado rápido, no nos ha dado tiempo a profundizar todo lo que queríamos... Por otro lado, experimentamos la alegría porque Cristo desaparece visiblemente de nuestro lado para hacerse presente en los hermanos y en nosotros mismos, a partir de ahora comienza una nueva tarea, Cristo actúa a través de nosotros. 
Ya no necesitamos la llama del cirio, porque ahora será la llama de nuestro amor la que mantendrá la presencia del Señor en el mundo, el humo que se desprende del cirio inunda todo el coro, símbolo del aliento del Espíritu Santo que se ha derramado entre nosotros.
Comienza el tiempo ordinario, pidámosle al Señor que no deje que nunca se apague la llama de nuestro AMOR. 

sábado, 26 de mayo de 2012

SECUENCIA AL ESPIRITU SANTO

Durante toda la semana hemos cantado este bello himno en vísperas, pidámosle que Él sea nuestro descanso, nuestro consuelo... que nos sane, que nos guíe...
Ven Espíritu divino, manda tu luz desde el cielo.
Padre amoroso del pobre, 
don en tus dones espléndido.
Luz que penetras las almas, 
fuente del mayor consuelo.
Ven, dulce huésped del alma, 
descanso de nuestro esfuerzo.
Tregua en el duro trabajo, 
brisa en las horas de fuego.
Gozo que enjuga las lágrimas
y reconforta en los duelos.
Entra hasta el fondo del alma
divina luz y enriquécenos.
Mira el vacío del alma 
si tú le faltas por dentro.
Mira el poder del pecado 
cuando no envías tu aliento.
Riega la tierra en sequía, sana el corazón enfermo.
Lava las manchas. Infunde calor de vida en el hielo.
Doma el espíritu indómito. Guía al que tuerce el sendero.
Reparte tus siete dones según la fe de tus siervos.
Por tu bondad y tu gracia, dale al esfuerzo su mérito.
Salva al que busca salvarse y danos tu gozo eterno.

Amén

martes, 15 de mayo de 2012

EL ABRAZO DE DIOS

«Orar es estar con Dios y recibir su abrazo amoroso, a la vista de nuestra miseria; orar es ponerse ante los ojos de Dios y mirarle; es hablar con Dios, de cualquier modo, de cualquier manera que sea, en cualquier tono, en cualquier medida y cantidad; es hablar con Dios y dia­logar con él, es entrar en un intercambio de ojos y de miradas, de gestos y de palabras, de presencia y de en­trega, de amor y de cariño; orar es aceptar la llamada de Dios a ser su hijo y su amigo; orar es vivir intensa­mente la presencia de Dios en el alma; orar es estar ante Dios, en cuerpo y en alma, con todo el corazón y con toda la vida, en tu trabajo y en tu descanso, en todos los momentos y en todas las circunstancias, dejándote mirar por él y mirándole; orar es tener las manos abier­tas y suplicantes dirigidas al Padre; orar es dejar que tu corazón se parta ante la presencia amorosa de Dios; orar es convertirse en hijo de Dios; orar es ser admitido a un diálogo de amor con Dios» 
(J. Lafrance)

domingo, 13 de mayo de 2012

UN DIOS AMOR...

Nadie puede entusiasmarse con un Dios lejano, frío o indiferente, que no se preocupa de lo que nos preocupa, al que no oímos si nos habla, al que no vemos si nos ve, que no nos oye si le gritamos. Nadie puede amar a ese Dios, sencillamente porque ese Dios no existe. Solo existe el Dios vivo y revelado, convertido en un rostro humano en la figura de su Hijo, nuestro Señor Jesucristo. hablamos de ese Dios, que antes de abrir yo mis ojos hacia él, ya me ha visto; que antes de pronunciar yo una sola palabra, ya me ha dicho que me quiere; que antes de que yo me ponga a caminar, ya ha salido a mi encuentro.


La oración. Encuentro de amor con Dios

jueves, 10 de mayo de 2012

LA VERDADERA SOLEDAD...

¿Quién no ha sentido alguna vez la soledad? Pero, ¿qué es realmente la soledad? La soledad habita en el corazón, la soledad es el sentimiento de la no realización interior. La auténtica soledad es la ausencia de Dios, el que tiene a Dios consigo, nunca está solo.

miércoles, 9 de mayo de 2012

CONVIVENCIA VOCACIONAL



Descubre cuál ha sido la vocación para la que te ha creado.Ten un encuentro personal con Cristo y compártelo con otros jóvenes 

Días 31 de mayo y 1 de junio de 2012 

Actividades al aire libre, oración, vigilia, cine… 

Inscripción: del 9  al 26 de mayo

Para inscribirte ponte en contacto con nosotras  escribiendo a: vocacionbenedictina@gmail.com. Si estás interesada, pero no puedes esos días, escríbenos y podemos hacer unas jornadas en fin de semana.

martes, 8 de mayo de 2012

A PESAR DE LA OSCURIDAD...

Quiero compartir con vosotros un fragmento del libro que ahora estoy leyendo: Celebrar la Pascua día a día de Alselm Grün.
"Aquel que cree a pesar de esta oscuridad es digno de ser alaba­do. Jesús no alaba lo imposible. Evidentemente, él mismo conoce este tipo de experiencias. En su agonía en la cruz, cuando todo parecía perdido, creyó sin embargo en Dios y se aferró a Él. Muchos judíos que fueron conducidos a la cámara de gas se aferraron a Dios a pesar de todo el miedo y de todas las dudas y le clamaron. Existe la gracia de que, a pesar de no ver nada de la cercanía de Dios, de no ver ninguna persona a nuestro alrededor que nos apoye ni nos dé esperanza, sin embargo creemos. Es un don de la gracia que en lo más profundo de nuestro corazón haya una fe que no se deja expulsar tan fácilmente por las contrariedades (…) Puedes dejar que Tomás te introduzca en la fe en la que cree, aunque no vea. Puedes intentar creer en el buen corazón de las personas que hay a tu alrededor, aunque no veas más que la ruidosa agre­sividad que sale a tu encuentro. Quieres creer que estás en las buenas manos de Dios, aunque momentáneamente no lo sientas. Quieres confiar en que tu enfermedad o la convalecencia de tu vecino tienen un sentido, aunque no lo comprendas. Intenta hoy ver lo invisible en lo visible, el amor en las heridas, la salud en la enfermedad, en todo con lo que encuentras el amor del Resucitado que se plasma en ello. Entonces, como Tomás, tocarás en todo lo que palpes cuidadosamente a aquel que quiere tocarte con su amor."

domingo, 6 de mayo de 2012

QUIERO PERMANECER EN TI


¡Señor, mantente cercano! Quiero estar unido a ti, como la vid a los sarmientos. Así podré encontrar a los otros con tu disponibilidad. Podré quererles mucho con el mismo amor con que tú me amas. Quiero quedarme contigo, Señor Jesús. Quiero permanecer en tu amor. Quiero abrir la vida y el corazón al amor incondicional que me ofreces. A un amor que supera todo. Hasta mi infidelidad.
“Permaneced en mí...  Permanece en mí… porque ahí está la felicidad de mi vida, la verdadera alegría interior”. Que yo centre mi vida, que haga mi proyecto contigo, siempre contigo. Hoy te digo también: “Jesús, ayúdame. Pero estate conmigo para que yo florezca, para que dé buen fruto. Y no temas podarme, no temas cortarme y quitarme todo lo que veas. Corta, poda, quema, endereza, refuerza, dispón a tu gusto de este pobre sarmiento que soy yo para que pueda dar fruto de verdad, que es lo que Tú quieres, porque sin ti no puedo hacer nada”.
Me quedo ahí, mirándote y escuchándote y me repites sólo eso: “Permanece en mí, que Yo permanezco en ti... Permanece en mí, que Yo permanezco en ti…”. Que nunca nada ni nadie jamás me separe de ti. Ayúdame en el trabajo de estar siempre unida a ti, porque así seré feliz y haré felices a los demás.

sábado, 5 de mayo de 2012

EL OFICIO DIVINO

Una de las características de nuestro carisma benedictino es que, al igual que la mayoría de las comunidades de vida consagrada, rezamos el Oficio Divino. Pero, ¿qué es el Oficio Divino? ¿Tiene sentido rezar la Liturgia de las Horas en pleno siglo XXI?
El Oficio Divino es como la savia que alimenta la comunidad, nos va marcando las horas, el paso del día consagrado a Dios, a través de él podemos estar en continua oración y tenemos la oportunidad de dejar a un lado nuestros quehaceres para centrarnos en lo verdaderamente importante en nuestra vida: Dios.
San Benito le da una importancia vital, para él es la concreción más explícita de la búsqueda de Dios, de la vocación. Tenemos que tener conciencia de que el Oficio Divino es la llama del amor de la Iglesia, de nosotros depende que siempre permanezca encendida, es como la lámpara que está en el sagrario, no podemos dejar que se apague la llama. Es recomendable rezarlo en comunidad, ya que forma parte de la oración común, es muy bonito rezarlo con nuestra familia, al comenzar el día o con la llegada de la noche.
Los que rezamos el Oficio Divino tenemos que estar continuamente sobre nosotros mismos para romper con la monotonía y renovar nuestro fervor primero continuamente, volver a sorprendernos con la liturgia como la primera vez y no tomarlo como un ciclo que cada cierto tiempo se repite. El Oficio es la manifestación exterior de la profundidad de nuestra unión con Dios, y a su vez, el Oficio nos tiene que llevar a una oración íntima, no podemos pararnos a gustar cada frase, pero durante el día debemos rumiar lo que en el Oficio hemos ingerido, el Oficio debe de alimentar nuestra vida diaria.

jueves, 3 de mayo de 2012

LA FUERZA DE LA ORACIÓN


¿Quién no ha sentido alguna vez la fuerza de la oración? Ante una situación dolorosa, un sufrimiento, un momento de duda…alguien se ha acercado a ti y te ha dicho: “Ánimo, pido por ti” y todo ha cambiado, has sentido una fortaleza interior que ha hecho que remontaras el vuelo, que te atrevieras a hacer lo que tanto te costaba… Muchas veces, andamos preocupados por cómo demostrar nuestro amor a tal o cual persona; la oración es la forma más gratuita de amor, no puedes palpar sus resultados, pero estás seguro de su eficacia. Con nuestra oración podemos cambiar el mundo. Yo he experimentado su poder, 
¿y tú? 

miércoles, 2 de mayo de 2012

ABANDONARSE EN DIOS


Cada día, al levantarnos, miles de preocupaciones vienen a nuestra mente: el trabajo, la familia, la salud, los problemillas del día… el Señor nos dice: Solo una cosa es importante.
Seamos como los niños que se abandonan en los brazos de sus padres. Ellos no se preocupan por el futuro ni por el pasado, simplemente viven el presente. No tienen preocupaciones, pues saben que todo lo que necesitan para subsistir se lo va a proporcionar su padre. No hacen juicios complicados. Para un niño, su padre es el mejor, aunque sea malo; el día que comienza a juzgarlo por sus actos, es que ha dejado de ser niño.
Abandonémonos en las manos de Dios, Él sabe mejor que nosotros lo que nos hace falta, acerquémonos al sagrario y contémosle nuestras inquietudes, preguntémosle qué quiere de nosotros  y lancémonos hacia esta aventura diaria que es seguir al Señor.
No siempre es fácil, pero yo lo sigo intentando cada día, a pesar de que no siempre lo consigo.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...