lunes, 18 de junio de 2012

SEÑOR, QUÉ EQUILIBRIOS ME PIDES...

Estamos a final de curso ¡uf! y parece que el tiempo cada vez pasa más rápido, y que los días y las noches tienen menos horas de lo normal. Dentro de unos días todo habrá terminado: los exámenes, las notas... en definitiva, los agobios de última hora. Y en medio de este día que pasa tan rápido, ¿cómo tener un momento de oración? ¿Cómo acercarme al sagrario y olvidarme del trabajo de lengua, del examen de matemáticas, de la nota de sociales...?
¡Señor, ayúdame! Esta expresión puede ser una simple exclamación desesperada o una oración de abandono total en las manos del Padre. ¡Señor, recibe mi trabajo! Aunque esté hecho a correprisas aunque sea una chapuza, Tú sabrás transformarlo en oración.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...