martes, 26 de junio de 2012

TIEMPO PARA DIOS

El verano ya ha comenzado, y muchos ya estamos disfrutando de las ansiadas vacaciones. Tiempo para la playa, para la familia, para los amigos…, ¿y para Dios? Dios no se va de vacaciones. 
Ediciones Paulinas. Serie Alabanza- Nº 8

A veces, cuando el trabajo nos agobia, nos excusamos en ello para no hacer oración: no tengo tiempo, tengo que terminar esto para mañana…; pero ahora ya no hay excusas, si queremos ser verdaderos cristianos tenemos que compartir nuestras vacaciones con el Señor, tener un rato más de oración, leer ese libro espiritual que lleva tiempo en la mesita… Cualquier momento es bueno para entregarse al Señor: en medio de la playa, de la montaña... Aunque también tenemos que buscar ratos de intimidad: en la capilla, en medio de la noche... Si queremos estar realmente bien, no nos basta con que nuestra piel tome el sol, también lo necesita nuestro corazón, y esto solo lo podemos hacer visitando el Sol de la Eucaristía. Si nos sentamos ante su presencia haciendo silencio interior, “expuestos al gran Sol”, pondremos a Cristo en el centro de nuestras vidas. Solo acercándonos a Él encontraremos el verdadero descanso que nuestra alma tanto ansía, y entonces, cuando llegue de nuevo el momento de volver a empezar estaremos totalmente cargados de Amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...